Moody`s baja la calificacion de Francia

El papel de las agencias de calificación crediticia es proporcionar a los inversores una evaluación realista del riesgo que afrontan si invierten en un vehículo de deuda específica, ya sea un vehículo de deuda soberana o uno comercial. El trabajo que realizan se podría comparar a la de un corredor de apuestas que en el hipódromo establece las probabilidades para los caballos en una carrera.

Las agencias de calificación han decepcionado un poco a sus clientes por ignorar el hecho de que la “deuda sub-prime” es un caballo de carreras con sólo tres patas – y ellos estaban dispuestos a convertirlo en el favorito.

Las casas de inversión y las agencias de calificación han sido objeto de demandas exitosas en un número de juicios, pues sus clientes han reclamado contra ellos por su error de juicio. Una queja similar podría ser presentada por los franceses también.  Moody’s  acaba de rebajar la calificación de la deuda soberana francesa en un escalón, de AAA a AA1, y mantiene una perspectiva negativa sobre el mismo. Su fundamento es el siguiente:

  • Las preocupaciones constantes sobre una salida de Grecia de la zona euro y las preocupaciones sobre la exposición francesa a los rescates de otras naciones de la eurozona (presumiblemente España e Italia);
  • Demoras en el crecimiento económico y “persistentes problemas estructurales económicos” que pueden poner en peligro las finanzas francesas;
  • La rigidez de los mercados laborales y de servicios;
  • Los bajos niveles de innovación que contribuyen a una “pérdida gradual de la competitividad y la erosión gradual de su base industrial orientada a la exportación”

Podría ser señalado con acierto que ninguno de estos factores ha caído de un cielo azul claro y que algunos factores son, sin duda, externos a la calidad de inversión de los bonos del gobierno francés. Teniendo en cuenta que el BCE ha puesto en marcha un mecanismo que debería limitar la angustia al endeudamiento soberano (para los receptores de rescate) y que la zona euro en general parece estar dispuesta a respaldar a Grecia en el cumplimiento de sus obligaciones mediante la concesión de más tiempo para hacerlo, el dictamen no es tan fácil de entender.

En principio, en señal de que la calidad de inversión de los bonos franceses ha disminuido (sin dejar de ser una inversión de alta calidad, con riesgo muy leve), el costo de los préstamos por parte de Francia podría ir en aumento, pero esto probablemente ya ha sido considerado en los mercados. La decisión de Moody´s los sitúa en la misma línea que Standard and Poor’s, que hizo rebaja similar en enero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *