Segunda reforma social en Chile

¿Puede que se venga una segunda reforma social en Chile?, al menos es lo que propone Evelyn Matthei, ministra del Trabajo, ante problemáticas como el número de chilenos que aún no cotiza y el que lo hace racionalmente. Además de que hoy existen programas sociales pero que a su vez impulsan al sector de bajos ingresos, vivir en la informalidad laboral y en exclusión del sistema previsional, esto hace que se debiera plantear el Gobierno chileno en aplicar una nueva y segunda ola de reformas sociales para dar solución a este tipo de problemas.

El pensamiento de la Ministra del Trabajo, Evelyn Matthei, es el reformar los programas de política social ya que existen otros objetivos lo que empuja una segunda ola de reformas, resaltando que no se trata de un fracaso cuando se logró reducir la pobreza.

Por lo que habría que habría revisar el total de los programas sociales ya que a la vez que ayudan podrían como efecto colateral perjudicar la formalidad previsional. En cuanto al sistema de AFP, sin dudas que existen un profundo cambio social desde los inicios del sistema de AFP que lleva 32 años.

Respecto a cuando llevar adelante las reformas, debería ser en el corto plazo ya que mientras siguen subiendo los costos, es más desde su ministerio se estudian algunos cambios. Como el subir la edad de jubilación podría ser que los que tengan 65 años deban jubilarse a los 67 años, es decir seguir trabajando hasta 2 años más, la ministra no está a favor. Por ahora si podría modificarse lo relacionado con las cotizaciones, como el obligar de cierta forma a que coticen.

Lo que se propone es revisar cada programa, para saber el nivel de focalización a a plicarle o si el programa sufre de un nivel de focalización genera altos gastos. Así se haría un sistema más eficiente del gasto público, y mejorar el bienestar social.

Recordando que la primera reforma social fue la de Miguel Kast en los años 70. Actualmente existen programas sociales que en vez de favorecer castigan el esfuerzo algo que no debería suceder. Por lo que debería de revisarse el nivel de focalización, ya que fue existosa en los años 70, 80 y 90. Pero desde hace algunos año no tanto.

Tanto es así que la focalización perjudica más de lo que beneficia afectando de lleno al conjunto de mujeres y a los jóvenes del primer y segundo quintil. Esto hace que se replanteen los programas y que se vaya a una segunda reforma social en Chile y que dure varios años sin tener que estar modificándola cada tanto.

Imagen: UGT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *